NOTICIAS

La cumbre de la OTAN concluyó con un acuerdo en la defensa colectiva para superar diferencias y mirando a China

4/12/2019 1:57 pm

Por Infobae

Los 29 miembros de la OTAN lograron este miércoles, tres décadas después del fin de la Guerra Fría, reafirmar una unidad debilitada por el cruce de reproches y el enfado de Donald Trump. “Siempre hemos sido capaces de superar diferencias y unirnos en torno a nuestras tareas principales”, se felicitó el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, tras la cumbre celebrada en Watford, al norte de la capital británica.

En efecto, la defensa colectiva que garantiza la OTAN prevaleció por encima de las diferencias de las últimas semanas entre los aliados: “Solidaridad, unidad y cohesión son los principios y piedra angular de nuestra Alianza (…). Un ataque contra un aliado será considerado como un ataque contra todos”, recalcaron los líderes en una declaración aprobada al término de la cumbre celebrada en Watford, al noroeste de Londres.

La cita se desarrolló en medio de las mayores divisiones entre los aliados desde la crisis por la nacionalización del canal de Suez en 1956 y la invasión estadounidense de Irak en 2003.

Abajo, los puntos más importantes de la cumbre:

La defensa mutua, base de la seguridad transatlántica

“Mientras permanezcamos juntos, nadie podrá esperar derrotarnos y nadie podrá empezar una guerra”, había advertido el primer ministro británico, Boris Johnson, al comienzo de una reunión de la que fue anfitrión.
El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, destacó que la reunión demostró “una vez más que la OTAN sigue siendo el único lugar en el que Europa y América del Norte hablan, deciden y actúan juntos cada día”.

Turquía puso en jaque la unidad con una reivindicación contra los kurdos

Con todo, la declaración común adoptada por los líderes no estaba garantizada hasta el final, según fuentes aliadas, ya que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había amenazado con bloquearla, al igual que su apoyo a los planes estratégicos para defender a los países del Este de Europa frente a Rusia, si la OTAN no respaldaba su consideración de los kurdos como terroristas.

Stoltenberg dijo que en la reunión no se abordó “específicamente” esa demanda turca, un asunto sobre el que “es bien sabido” que los aliados mantienen diferentes opiniones.

En cualquier caso, dijo que “lo importante es no poner en peligro la labor contra el terrorismo” que lleva a cabo la OTAN, por ejemplo al formar parte de la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Sí que reconoció que “muchos aliados” han expresado preocupación por la decisión de Turquía de comprar a Rusia un sistema antimisiles que es incompatible con el de la Alianza.

“Pese a las diferencias, estamos unidos en nuestra tarea central de defendernos unos a otros”, recalcó el político noruego.

La “muerte cerebral” decretada por Macron sirvió de revulsivo

El comentario del presidente francés, Emmanuel Macron, hace unas semanas de que la OTAN se encontraba en estado de “muerte cerebral” fue otro de los puntos que causaron fricción entre los aliados y que molestó abiertamente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que lo tildó de “desagradable” e irrespetuoso.

Macron el miércoles se reafirmó en sus declaraciones y consideró que han contribuido a la decisión de los aliados de encargar a Stoltenberg hacer propuestas con el apoyo de expertos para “reforzar más la dimensión política” de la OTAN.

El presidente galo pidió, en cualquier caso, contemplar un “diálogo fuerte” con Rusia al considerarlo fundamental para la seguridad y estabilidad de Europa.

Titicupón