NOTICIAS

Los mensajes del ex general chavista Hugo Carvajal que buscaban un acuerdo con la Justicia de EEUU antes de ser arrestado

12/04/2019 1:57 pm

Cerca de 350 migrantes centroamericanos ingresaron de forma ilegal y agresiva a México este viernes por la frontera sur del país.

“Con una actitud agresiva (los migrantes), forzaron las puertas de la frontera y entraron al país”, aseguró en un comunicado de prensa el Instituto Nacional de Migración.

Las autoridades agregaron que una nueva caravana de 2.500 personas llegó procedente de Guatemala. La mayoría con permisos de tránsito que ha dado el gobierno mexicano en lugar de las visas humanitarias que había otorgado a inicios de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Se trata de otro evento de gran tensión en la frontera, mientras la crisis migratoria ha explotado. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, alertó hace días sobre la llegada de más migrantes indocumentados.

El Instituto Nacional de Migración informó que la entrada de los indocumentados se registró alrededor de las 3:30 am en la frontera de México y Guatemala.

La caravana salió el miércoles de la ciudad de San Pedro Sula en Honduras y sumó a más personas de origen guatemalteco y nicaragüense durante su camino.

Los migrantes en su mayoría huyen de la pobreza y la brutal violencia de sus países.”No podemos vivir en Honduras más. Vamos a la frontera camino a los Estados Unidos”, dijo Jorge, un joven hondureño migrante que evitó proporcionar su apellido.

Es la última de una serie de caravanas que intenta llegar a la frontera de los Estados Unidos y México, buscando seguridad de las bandas criminales que los secuestran, extorsionan y asesinan al cruzar México.

Donald Trump, quien asegura que hay una crisis en la frontera, declaró emergencia nacional por una “invasión” de migrantes indocumentados, así como de drogas a los Estados  Unidos.

El mandatario estadounidense envió a miles de elementos de la Guardia Nacional para labores de vigilancia en la frontera sur de su país, donde en marzo se registró un número récord de arrestos.

Desde la primera caravana que salió en octubre de 2018, las autoridades hondureñas han venido difundiendo campañas con llamamientos a no viajar de manera irregular por el peligro que implica por las bandas criminales y traficantes de personas.

El mensaje les recuerda a los integrantes de la caravana que Estados Unidos no les concederá asilo aunque viajen en compañía de niños.

Por su parte, el gobierno de Guatemala anunció este miércoles la puesta en marcha de un “plan de actuación” ante esta nueva caravana. Su actuación contempla el reforzamiento del personal en las delegaciones fronterizas con Honduras de Agua Caliente y El Corinto. Sus primeras estimaciones calculan un millar de personas.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció que se están investigado “10 redes de coyotaje” y que esta actuación forma parte de un tema judicial “a nivel internacional” para “poder caer con todo el peso de la ley a todas esas agrupaciones de coyotaje que están haciendo de la vida y la necesidad de muchas personas una forma muy sufrida, muy arriesgada de migrar”.

Titicupón