NOTICIAS

La guerra por las palomitas de maíz, otra batalla entre México y Estados Unidos

19/03/2017 9:56 am

La lucha de un empresario mexicano que intenta recuperar el cultivo de maíz palomero en su país

México es conocido a nivel mundial por ser centro de origen del maíz, lo que pocos saben es que entre estás variedades del grano se encuentra también el que se usa para preparar palomitas, rositas, potufas, crispetas, pochoclo o poporofos, como se les dice en distintos países de América Latina.

El maíz palomero es además el más antiguo de todos los maíces. Sus primeros rastros datan de hace más de 8.000 años, por lo que se le considera “el padre de todos los maíces”.

Sin embargo, éste es un mercado que Estados Unidos le arrancó a México, toda vez que el 99% de las palomitas que se consumen en el país son de origen norteamericano. Por ello, el empresario social Rafael Mier se ha dado a la tarea de localizar a los productores de maíz palomero en el país, como un paso para reconquistar el mercado nacional.

Al año, México consume 80.000 toneladas de maíz palomero, según el empresario, de las que solamente el 1% se produce en el país, en el Estado de Tamaulipas (Norte).

“Estados Unidos tiene 70 años desarrollando sus maíces y nosotros seguimos igual: en lugar de mejorarlo lo dejamos desaparecer”, dijo a Infobae Rafael Mier, quien hace año y medio fundó la Organización Tortilla, que busca rescatar a los maíces mexicanos.

Recordó que el tema de las palomitas surgió porque tenía la inquietud de sembrar maíz palomero, pero al no encontrar otros productores tuvo que recurrir a un banco de semilla que le facilitó parte de la que tenía congelada desde los años 50, cuando se empezaron a levantar los primeros registros del grano en el país.

“Me pareció triste que se perdiera el maíz palomero sin que nadie dijera nada”, expresó, y fue entonces cuando se dio a la tarea de localizar a los pocos productores que aún quedan en México, la mayoría en zonas indígenas del Estado de México (Centro) y en el estado de Tlaxcala.

Hasta ahora sólo ha localizado 15 que siguen cultivando a muy baja escala, lo que le despierta la esperanza de que puede haber otros más, con los que poco a poco se pueda reconquistar el mercado que perdieron en manos de las importaciones por parte de empresas que fabrican botanas.

“México consumo mucha palomita. No sólo se trata de rescatar el mercado sino también la tradición. Eran importantes en los rituales prehispánicos, era un tributo de belleza, se le veía como la flor del maíz”, manifestó el empresario.

En algunas comunidades se conserva la tradición de usar las palomitas de maíz en los adornos para sus festividades religiosas. En zonas mazahuas (una etnia que aún sobrevive) del Estado de México se preparan al viejo estilo: en ollas de barro y con arena, que se usa para transmitir el calor y tiene el mismo efecto que el aceite y la mantequilla.

Titicupón